Seguridad del paciente

Health Net apoya iniciativas para la seguridad del paciente para evitar y reducir los errores médicos. Usted también puede ayudar a mejorar la seguridad y la atención médica al estar preparado y hacer preguntas sobre sus médicos y otros proveedores de atención médica. Esta página le explica cómo hacerlo.

El primer paso para recibir una buena atención médica es hablar con su médico sobre su historia clínica y los medicamentos o las vitaminas que toma para que pueda asesorarlo en cómo obtener la atención que necesita, cuando la necesite.

Recuerde hablar sobre estos puntos con su médico en su próxima consulta.

  • La lista de medicamentos que toma.
    Enumere cualquier medicamento de venta bajo receta o libre, como aspirina o vitaminas. Lleve todos sus medicamentos y todo lo que tome para mostrárselo a su médico una vez por año. Su médico le hablará sobre lo que está tomando, que puede no ser bueno para usted o sobre las posibles interacciones que puedan haber. Esto también ayuda a mantener sus registros médicos actualizados.
  • Cualquier alergia o reacción a los medicamentos.
  • Todas las recetas nuevas que le dé su médico.
    La letra de los médicos no siempre es fácil de leer, así que asegúrese de conocer el nombre del medicamento que su médico le recetó para que su farmacéutico le proporcione el medicamento correcto y la dosis adecuada. Estos son algunos de los aspectos que debe conversar con su médico sobre cada receta:

     

    • ¿Para qué es el medicamento?
    • ¿Cómo se lo debe tomar y por cuánto tiempo?
    • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios? ¿Qué debe hacer si sufre efectos secundarios?
    • ¿Es seguro tomar este medicamento con los otros medicamentos o suplementos dietarios que está tomando?
    • ¿Qué alimentos, bebidas o actividades debe dejar mientras toma el medicamento?
  • Asegúrese de preguntar si el medicamento es el que le recetó su médico. Asegúrese de leer la etiqueta usted mismo y luego pregúntele al farmacéutico o asistente.
  • Asegúrese de entender las instrucciones en la etiqueta del medicamento. Éstas pueden resultar difíciles de entender. Por ejemplo, si dice "cuatro dosis diarias" asegúrese de preguntar si se toman cada seis horas durante las veinticuatro horas del día o sólo en horas de actividad.
  • Si es un medicamento líquido, pregúntele al médico sobre la mejor manera de medirlo. Mucha gente utiliza cucharitas de su hogar, que frecuentemente no contienen la cantidad completa. Las jeringas u otros artefactos especiales lo pueden ayudar a obtener la cantidad indicada.
  • Solicite instrucciones escritas y una lista de los posibles efectos secundarios. Actualmente, muchas farmacias le proporcionan instrucciones escritas y listas de efectos secundarios cuando usted adquiere el medicamento. Si no se lo proporcionan, solicítelo.

Con el acceso a los proveedores y hospitales de la red de Health Net, usted y su familia pueden recibir la atención que necesitan para mantenerse saludables. Al dialogar con su médico, puede comprender mejor lo que debe hacer para mantenerse saludable.

A continuación, algunos puntos que debe tener en cuenta cuando busque servicios de atención médica.

  • Diga lo que piensa. Si tiene preguntas o inquietudes, no lo dude y pregunte.
  • Asegúrese de que su médico de cabecera esté a cargo. Contar con una persona que comprenda su afección médica y su historia clínica le permite recibir la atención adecuada, en el lugar y momento adecuados.
  • Infórmeles a los profesionales de atención médica sobre usted y su afección. Es posible que piense que todos los que le brindan atención o servicios en un consultorio médico u hospital saben todo sobre usted pero puede no ser el caso. Asegúrese de darles información.
  • Lleve a un familiar o amigo a las consultas al médico u hospital. Ir acompañado le proporciona otro par de oídos para escuchar las explicaciones. También significa tener a alguien que haga cosas por usted o hable por usted si usted no puede hacerlo.
  • "Más" no siempre es mejor. Conozca por qué se requiere un examen o servicio y cómo lo ayudará. Es posible que no lo necesite. Asegúrese de consultar a su médico. Si aun no está seguro, busque una segunda opinión.
  • Siempre asegúrese de obtener los resultados de los exámenes. Si se realiza un examen, no dé por sentado que no tener noticias es una buena noticia. Solicite a su médico o enfermero que le explique los resultados de los exámenes.
  • Haga su parte. Si su médico recomienda un examen o tratamiento, asegúrese de informarse acerca de todo lo que tiene que saber de fuentes en las que puede confiar.

Si alguna vez se encuentra internado, probablemente habrá muchos profesionales de atención médica cuidándolo. Aunque ellos toman todas las precauciones para asegurarse de que no haya errores durante su tratamiento, algunas veces pueden ocurrir errores. Si se ocupa de su cuidado, puede ayudar a garantizar que la atención que reciba sea adecuada para usted.

En caso de que necesite atención hospitalaria, asegúrese de:

  • Haga su parte. 
    Asegúrese de que el hospital donde está recibiendo tratamiento posea experiencia relacionada con su afección. Si necesita ayuda para obtener esta información, pregúntele a su médico.
  • Verificar si los profesionales de atención médica se lavan las manos antes de brindarle atención. 
    Esta es una manera de prevenir la diseminación de gérmenes en el hogar e infecciones en el hospital. Algunos estudios demostraron que cuando los pacientes se cercioraban de que el personal de atención médica se hubiera lavado las manos, los trabajadores se lavaban las manos con mayor frecuencia y usaban más jabón.
  • Preguntar sobre los servicios o exámenes. 
    Asegúrese de averiguar qué examen o radiografías le están haciendo para asegurarse de que sea el adecuado. En el caso de una cirugía de rodilla, asegúrese de que se prepare la rodilla correcta. La Academia Norteamericana de Cirujanos Ortopédicos recomienda que sus médicos firmen con sus iniciales en el lugar de la operación antes de la cirugía.
  • Preguntar qué debe hacer cuando regresa a su hogar. 
    Antes de abandonar el hospital, asegúrese de que el médico le indique los medicamentos que debe tomar. Asegúrese de saber con qué frecuencia debe tomar los medicamentos, qué dosis debe tomar y los efectos secundarios que pueda tener. También pregunte cuándo puede reanudar sus tareas habituales. Consulte si el médico no tiene algún consejo sobre lo que puede hacer para contribuir a su recuperación.

Si tiene alguna pregunta o si la situación no parece estar bien cuando regresa a su hogar, asegúrese de llamar a su médico de inmediato.

¿Necesita ayuda?

Atención al Cliente de Health Net